En Perú, tribunales ‘utilizados como látigos’ para silenciar a periodistas

La policía allanó la casa de un reportero después de que investigó una sociedad católica de élite. Un tribunal ordenó congelar los activos de los periodistas tras una denuncia por difamación de una figura poderosa. Un periodista deportivo llamó inepto al dirigente de un club de fútbol, ​​y fue condenado a un año de prisión.

Y luego, la semana pasada, un juez condenó a un periodista peruano a dos años de prisión y le impuso una multa de 100.000 dólares tras una demanda por difamación presentada por un político rico y poderoso.


Los expertos en medios calificaron la decisión como la amenaza más directa a la libertad de expresión en Perú en años. Y, dijeron, era parte de una tendencia preocupante en toda la región, pero particularmente fuerte en Perú, en la que figuras poderosas están utilizando los tribunales para intimidar y castigar a los periodistas que los investigan.

“Elude absolutamente los principios fundamentales de la libertad de expresión”, dijo Ricardo Uceda, quien dirige el Instituto Prensa y Sociedad del Perú, sobre el fallo.

El político en este caso, César Acuña, es el tema de un libro del periodista Christopher Acosta, titulado “Plata Como Cancha”, que significa aproximadamente “Dinero por balde”.


En el libro, Acosta cita múltiples fuentes que acusan a Acuña, un multimillonario que se postuló a la presidencia y ahora dirige un partido político, de comprar votos, malversar fondos públicos y plagiar. En su decisión, el juez de la causa, Raúl Jesús Vega, dijo que cerca de tres decenas de frases del libro son difamatorias.

En lugar de abordar la veracidad de las declaraciones, el juez Jesús Vega criticó al periodista por no haber, en su apreciación, respaldado suficientemente las mismas.

El juez también encontró culpable a Jerónimo Pimentel, director de la editorial del libro. Y responsabilizó al Sr. Pimentel y a la editorial, Penguin Random House en Perú, por el pago de la multa de $100,000, que irá al Sr. Acuña.

El Sr. Acosta no irá a prisión (muchas sentencias más cortas están suspendidas en Perú) y las partes están apelando la decisión.

Pero la acción legal cayó como un yunque sobre los medios de comunicación en Perú, y muchos dijeron que seguramente tendrá un efecto escalofriante en los reportajes futuros.

Deberías leer:   Sorprenden a senadora de izquierda colombiana con gran suma de dinero en Honduras

Acosta, quien probablemente enfrentará un largo proceso de apelación, dijo que ve la demanda como resultado “no solo del deseo de hostigar a un periodista en particular, sino de enviar un mensaje a los periodistas de todo el país”.

Ese mensaje fue claro, me dijo: “Mira lo que te puede pasar si te metes conmigo”.

El caso de “Cash by the Bucket” es particularmente preocupante, dijeron los expertos en medios, porque en su análisis, el juez Jesús Vega ha elevado significativamente el nivel de reportaje, al sugerir que no es suficiente entrevistar y citar a varias personas con conocimiento del tema cuando haciendo una acusación.

Más bien, dicen los defensores, el lenguaje del juez en la sentencia sugiere que para ser apto para su publicación, la información debe haber sido examinada por una autoridad, como una investigación del Congreso.

Pero un periodista no debe ser condenado por difamación si las pruebas demuestran que ha actuado con la debida diligencia para verificar las denuncias publicadas, dijo Miguel Jugo, abogado de la asociación nacional de periodistas de Perú.

A diferencia de los Estados Unidos y México, donde la difamación es típicamente un asunto civil, en Perú es un delito penal, definido como el acto de atribuir públicamente a otra persona “un hecho, una cualidad o una conducta que pueda lesionar su honor o reputación”.

En el caso “Cash by the Bucket”, dijo el Sr. Jugo, el juez afirma que el Sr. Acosta no hizo esta debida diligencia, algo que el Sr. Acosta y muchos de sus aliados disputan.

El Sr. Acosta es el jefe de investigaciones de Latina Noticias, un importante canal de televisión de Lima. Todas las alegaciones en su libro, le dijo al Comité para la Protección de los Periodistas, son citas directas que provienen de entrevistas o artículos de noticias, investigaciones del fiscal general o testimonios legales y del Congreso.

Otras naciones de la región tienen leyes similares, dijo Natalie Southwick del Comité para la Protección de los Periodistas. Pero, dijo, Perú ha “visto las condenas más consistentes en casos penales de difamación”.

Deberías leer:   La Constitución imposible de Chile

Según la asociación nacional de periodismo de Perú, los casos en los que se usó el sistema judicial contra reporteros aumentaron de 18 a 29 por año entre 2020 y 2018.

Estas demandas por difamación se producen después de años de crecimiento económico en Perú que expandieron las arcas públicas y crearon nuevas oportunidades para la autonegociación entre la clase dominante.

En los últimos años, los escándalos de corrupción que involucraron a expresidentes, jueces y legisladores han alimentado una pelea política entre todos, con enfrentamientos entre el Congreso y el poder ejecutivo y protestas masivas que llevaron al país a tener cuatro presidentes en el último año.

Los periodistas han descubierto gran parte de las irregularidades.

Pero figuras poderosas han retrocedido, a menudo utilizando el sistema judicial y, en muchos casos, con éxito.

“Los tribunales y la fiscalía están siendo utilizados como látigos para silenciar a los periodistas”, dijo Paola Ugaz, una periodista de investigación que ha enfrentado reiteradas demandas y una investigación penal tras revelar denuncias de abuso sexual y físico en una sociedad católica de élite en Perú.

“Dígame, ¿qué editorial ahora va a querer publicar un libro sabiendo que de repente los pueden obligar a pagar 400.000 soles, con una condena para el editor?”. ella dijo.

Un libro en el que Ugaz está trabajando sobre las finanzas del grupo se retrasó dos años porque tuvo que concentrarse en su defensa legal, dijo.

Su compañero reportero, Pedro Salinas, recibió una sentencia condicional de un año de prisión en 2019, luego de una demanda presentada por un arzobispo. El arzobispo finalmente se retractó de la demanda y de una demanda similar contra la Sra. Ugaz.

Pero a principios de este mes, las autoridades allanaron la casa del Sr. Salinas y dijeron que sospechaban de corrupción en relación con un trabajo que su empresa de relaciones públicas realizó hace años.

“El daño emocional, familiar y psicológico es grande”, dijo la Sra. Ugaz sobre los casos legales.

El Sr. Acuña, de 69 años, el magnate que presentó la demanda contra el Sr. Acosta, se convirtió en alcalde de la ciudad de Trujillo justo cuando el Sr. Acosta, ahora de 38 años, comenzaba su carrera como reportero de investigación en la misma ciudad.

Deberías leer:   Queremos que esa perla del Caribe vuelva a brillar

A lo largo de los años, el Sr. Acuña hizo su fortuna como propietario de universidades con fines de lucro y se desempeñó como congresista y gobernador.

El Sr. Acuña se postuló para presidente en 2016 y 2021. Se le prohibió participar en las elecciones en la primera carrera después de que una cámara lo captara prometiendo distribuir dinero en efectivo en un vecindario pobre.

Para entonces ya había caído en las encuestas, luego de que medios locales reportaran que era sospechoso de plagiar partes de su tesis doctoral, y un libro escrito por un exprofesor.

El departamento de protección de la propiedad intelectual del país finalmente descubrió que el Sr. Acuña había violado las normas de derechos de autor en ambos casos y le ordenó pagar multas. Pero la Universidad Complutense de Madrid, que había publicado la tesis, decidió tras una investigación que no había encontrado causa suficiente para retractarse.

A pesar de su declive en popularidad, el partido de Acuña ha aumentado su presencia en el Congreso. El año pasado ayudó a destituir al expresidente Martín Vizcarra y se considera crucial para la supervivencia política del actual presidente, Pedro Castillo.

El Sr. Acuña negó los cargos en el libro y dijo que los defensores de los medios estaban “exagerando” el posible impacto de su demanda.

“Les digo a mis amigos periodistas: no tengan miedo”, dijo, “siempre y cuando se ciñan a su código, su código periodístico”.

Ese código periodístico, a su juicio, incluye una responsabilidad de “unir a los peruanos, no dividirlos, como está pasando ahora”.

La Sra. Southwick, la defensora de los medios, señaló casos en Guatemala y Brasil donde personas poderosas han utilizado los tribunales para demandar a periodistas, y dijo que el caso “refleja un sentimiento de larga data entre personas poderosas en varios países de la región de que están por encima del escrutinio. ”

Pero, dijo, “parte de ser un funcionario público es estar dispuesto a rendir cuentas”.