La fotógrafa que retrató Washington por 30 años revela los detalles fuera de plano

Desde los tiempos oscuros de Bill Clinton hasta la solitaria investidura de Joe Biden, la fotoperiodista Christy Bowe acumula en tres décadas de carrera el retrato de cinco administracionesque ahora ha resumido en un libro en el que relata los detalles de lo que queda fuera plano.

«Ojos que hablan» (Ojos que hablan) es el título de esta recopilación, un repaso por las fotografías más especiales de su carrera, que se ha centrado principalmente en la cobertura política. Un título que tiene que ver, dice en una entrevista, con el que los ojos son «la ventana del alma de cada persona».

Y eso es precisamente lo que la periodista ha estado tratando de hacer a lo largo de su carrera, ir más allá de lo que todos retratan y mostrar la humanidad detrás de rostros fotografiados millones de veces.

Christy Bowe cubrió ocho inauguraciones presidenciales, las audiencias de confirmación de ocho jueces de la Corte Suprema de EE. UU. y dos juicios políticos presidenciales.

“Me gusta mostrar la humanidad de los retratados y buscar momentos espontáneos, porque la mayoría de las veces no soy el único fotógrafo ahí y necesito que mis imágenes destaquen, que sean un poco diferentes”, explica el comunicador.

Entonces, cuando esté en una habitación como la Oficina Oval, intente mirar a su alrededor y ver «quién más está allí, qué más está pasando, porque a menudo las mejores imágenes son lo que sucedió antes o después de lo que vino aquí a ver». » documento», dice.

Dos de sus fotos favoritas son un ejemplo de esto y están en el capítulo dedicado a Barack Obamados «momentos muy naturales y genuinos».

Ojos que hablan" por Christy Bowe.

Ojos que hablan» de Christy Bowe.

La primera es de Michelle y Malia Obama, durante la tradicional carrera de huevos de Pascua en la Casa Blanca, y en ella la hija arregla el flequillo de su madre; el otro es del propio Obama, en el que choca los cinco con varios niños.

Incluso con Donald Trump se planteó el reto de reflejar cercanía y lo logró en otra de sus fotos favoritas, cuando el entonces mandatario da la bienvenida a los ganadores de la Serie Mundial, el equipo de béisbol Washington Nationals, y aparece dando «un abrazo de oso» a uno de los jugadoresKurt Suzuki.

Para Bowe, esa época fue «muy turbulenta y complicada», no solo por la compleja relación entre la prensa y la administración Trump, sino también porque reinaba la improvisación. “Con otros presidentes que he cubierto durante mi carrera había un calendario muy bueno y sabías de antemano lo que había en la semana”, explica.

"Me gusta mostrar la humanidad de los retratados y buscar momentos espontáneos."Bowe dice.  Foto: Ojos que hablan/Christy Bowe

“Me gusta mostrar la humanidad de los sujetos y buscar los momentos espontáneos”, dice Bowe. Foto: Ojos que Hablan/ Christy Bowe

Christy Bowe recuerda la primera vez que atravesó el portón del 1600 de Pennsylvania Avenue, en octubre de 1994, para escuchar las declaraciones del presidente Clinton después de que un hombre disparara contra el frente de la Casa Blanca, uno de los incidentes de seguridad que vivió el entonces mandatario en ese lugar. tiempo.

Es consciente de que ha sido testigo de algunos de los momentos políticos más significativos de las últimas décadas, entre ellos El proceso de juicio político de Donald Trump o encuentros memorables entre presidentes como Bill Clinton, Jimmy Carter y Gerald Ford o George W. Bush, Barack Obama y Clinton.

La fotógrafa cree que ha sido «testigo cercana de la historia» y lo ve como una «bendición», pero también siente «mucha responsabilidad», la de poder mostrar su propio punto de vista de lo que está pasando.

Barack Obama y Clinton.  en 2010. Foto: Pablo Martínez Monsivais/ AP

Barack Obama y Clinton. en 2010. Foto: Pablo Martínez Monsivais/ AP

Pero sin duda, el momento más dramático de su carrera fue el 6 de enero de 2021, día del asalto al Capitolio, cuando sufrió agresiones verbales y físicas Eso no le impidió hacer su trabajo.

«Esos fueron los momentos más intensos de mis treinta años cubriendo la Casa Blanca», recuerda Bowe, quien ganó el premio por sus fotos. «Premio de fotografía de París Estado del mundo».

Bush padre e hijo: Foto: Ojos que hablan/ Christy Bowe.

Bush padre e hijo: Foto: Ojos que hablan/ Christy Bowe.

Aunque la mayor parte de la carrera de Bowe está relacionada con la política, no solo ha fotografiado a personas relacionadas con este mundo.

Por su lente han pasado personajes como la princesa Diana de Gales, la madre Teresa de Calcuta, el Dalai Lama, Nelson Mandela, la reina Isabel de Inglaterra o la actriz Angelina Jolie, como atestiguan el libro y su propia portada.

Con «Ojos que hablan» Bowe también busca dar visibilidad a mujeres fotoperiodistas y sirvan de inspiración, ya que aunque hoy en día «hay más mujeres en la industria de las que había», todavía está lejos de la paridad, entre otras cosas porque «es un trabajo muy exigente físicamente».

A través de su lente han pasado desde la Princesa Diana de Gales, la Madre Teresa de Calcuta, hasta el Dalai Lama.  Foto: Ojos que hablan/Christy Bowe

A través de su lente han pasado desde la Princesa Diana de Gales, la Madre Teresa de Calcuta, hasta el Dalai Lama. Foto: Ojos que hablan/Christy Bowe

«Quería que ese fuera también el propósito de escribir este libro, pero sobre todo quería que la gente supiera que hay mucho más en una imagen de lo que la gente ve», dice.

ap