La sugestiva visita de Francisco a la tumba de Celestino V, el primer papa que renunció

En medio de las versiones sobre su posible renuncia, el Papa Francisco visitó este domingo la tumba de Celestino V, el primer pontífice que renunció el mismo año de su elección, en 1294, cuando tenía 80 años.

La renuncia más reciente en la historia de la Iglesia Católica es la de Benedicto XVI en 2013, el primero de todos los pontífices en tomar esta decisión fue Pietro Angeleri di Murrone, quien asumió el nombre de Celestino V tras su elección en el verano de 1294. .

Lo hizo tras reunirse el sábado con los cardenales, que son electores y votarán por el sucesor de Francisco en el próximo Cónclave, y en pleno octavo consistorio de Jorge Bergoglio, el primero que se celebrará a mediados de agosto.

El Papa nombró a 20 nuevos cardenales, entre ellos uno español y cuatro latinoamericanos, y el lunes y el martes mantendrá un encuentro con todos los cardenales del mundo para reflexionar sobre la nueva Constitución Apostólica “Praedicate Evangelium”, que reforma la organización de la Curia. la administración de la iglesia católica.

En esta cita se reunirán también quienes elijan al futuro pontífice que sucederá a Francisco en el futuro del Vaticano.

El Papa Francisco ante las versiones de renuncia. Foto AP/Alessandra Tarantino)

“Creo que (Francisco) no está en retiro, creo que se ha corrido la voz en el mundo de que está en retiro. Yo nunca creí, pero ahora que lo he visto personalmente… ‘Tenemos al Papa Francisco para un largo tiempo'», dijo. el Arzobispo Emérito de Cartagena de Indias (Colombia), Jorge Enrique Jiménez Carvajal, ante la prensa.

Francisco viajó este domingo a L’Aquila, donde fue recibido por el cardenal Giuseppe Petrocchi; y por otras autoridades locales, y se reunió con los afectados por el terremoto de 2009.

La visita del Sumo Pontífice argentino se produjo en una fecha importante, el 29 de agosto de 1294, cuando Celestino V fue nombrado Papa en una ceremonia a la que asistieron cardenales, nobles, el rey Carlos II de Anjou y su hijo Carlos Martel, así como una multitud de creyentes.

A continuación, el Papa presidió una misa en la plaza de la Basílica de Santa María en Collemaggio, donde está enterrado Celestino V. «Este hombre parece darse cuenta plenamente de lo que escuchamos en la primera lectura: ‘Cuanto más grande eres, más humilde eres. Lo harás y encontrarás el favor del Señor'», dijo Francisco.

Una vez finalizada la celebración eucarística, el Papa rezó el Ángelus y abrió la Puerta Santa, que permitirá a los fieles obtener la indulgencia plenaria durante la edición 728 del “Perdón Celestino” los días 28 y 29 de agosto.

Finalmente, se dirigió a la tumba de Celestino V para permanecer en privado unos momentos de oración. La visita duró unas cuatro horas y luego Francisco regresó al Vaticano.