“Las religiones justifican el hambre mejor que cualquier otro discurso”

El hambre es una realidad sobre el hombre y la invención de la desigualdad ”, dice Martín Caparrós sobre el libro que, en una versión actualizada, vuelve al escenario para redefinir el alcance de el problema de la comida en el contexto de la pandemia, que el periodista define como “un proceso inédito” por el cual “ahora sabemos cómo cambia nuestras vidas mientras dure, pero no cómo las cambiará cuando termine” y probablemente “enfrentaremos situaciones extremas de desarraigo, pobreza, hambre ”.

Publicado por Random House Literature, el texto es la punta de lanza de una colección de títulos que lleva el nombre de “Biblioteca Martín Caparrós” y que actualmente se publica junto con la novela. Un dia en la vida de dios, que define como “una fantasía pop sobre los dioses y la invención de la muerte”.

Revise y actualice su corpus de trabajos para esta nueva serie que seguirá en el segundo semestre con un nuevo libro de no ficción titulado America constituye “un paso entre lo melancólico y lo festivo”, define la escritora, nacida en Buenos Aires en 1957 y afincada actualmente en Barcelona.

Caparrós Es autor de novelas como La vida, Valfierno o Echeverría y libros de no ficción como Larga distancia, Contra el cambio Y La crónica. El año pasado, en el escenario inaugural de la pandemia que sacudió al mundo, presentó su novela Interminable.

“El virus no hace nada: empeora, en todo caso, los problemas existentes, las desigualdades existentes, la pobreza existente”, dice Caparrós. Foto Cezaro Luca

Un año después, la prolongación de este escenario le llevó a escribir un epílogo alusivo para acompañar la reedición de El hambre, un híbrido entre el blog, la crónica y el ensayo que retrata a grupos humanos que por diferentes motivos -sequías, miseria, guerras, marginación- sufren escasez de alimentos.

“La situación está empeorando y dicen que la culpa es del coronavirus. Lo es y no lo es. El virus no hace nada: agrava, al menos, los problemas existentes, las desigualdades existentes, la pobreza existente. Revela, revela, empuja al límite: es el leve empujón que somete a los que sobrevivieron al límite ”, caracteriza Caparrós presente monopolizado por la pandemia en el texto que cierra la versión actualizada de la obra, publicada originalmente en 2014.

Como resultado de las consultas allí ofrecidas, el escritor fue invitado a participar en diciembre de 2019 en la sesión inaugural del Consejo Federal Argentino contra el Hambre, iniciativa liderada por el presidente Alberto Fernández junto a un centenar de referentes sociales con el objetivo de crear un marco multisectorial. marco programático para combatir el déficit alimentario.

– ¿Cuál es tu posición personal en relación con la pregunta de tu libro: cómo puedes vivir sabiendo que la gente se muere de hambre?

–El truco es siempre el mismo: creer que estas cosas solo le pasan a los demás. Y puede que sea cierto, aunque, en muchos lugares, cada vez menos. Pero sobre todo: ¿cuándo nos fue tan fácil asumir que lo que nos pasa a los demás no nos pasa a todos?

– En el epílogo de la nueva edición, alude a que este problema adquirió un espesor diferente durante la pandemia. ¿Qué impacto puede tener esta impensable amplificación de los núcleos del hambre?

– Esa es la pregunta del millón de dólares. Estamos en medio de un proceso nunca antes visto que, de hecho, trajo cierto sufrimiento a sectores que normalmente no los tenían e hizo imposible no ver muchas cosas que intentamos no ver. Es un proceso sin precedentes: ahora sabemos cómo cambia nuestras vidas mientras dure, pero no sabemos cómo las cambiará cuando termine. Y es probable que nos enfrentemos a situaciones bastante extremas: desarraigo, pobreza, hambre y las reacciones que esto puede provocar.

Caparrós nació en 1957. Vive en Barcelona.  Foto Cezaro Luca

Caparrós nació en 1957. Vive en Barcelona. Foto Cezaro Luca

-¿Cómo te afectó este reconocimiento del hambre como algo “cotidiano”, pensando un poco en Hannah Arendt, quien expuso la naturaleza común del mal en La banalidad del mal?

–Recuerdo un momento muy fuerte en Majdanek, un campo de concentración nazi en Lublin, Polonia, cuando pensé que entendía que no había nada banal en la maldad de esos alemanes: pensar en matar a millones de personas es lo más extraordinario – en un cierto sentido estricto – que nuestra civilización ha producido. Y lograrlo, aún más. Lo mismo pasa con el hambre. El hecho de que no tenga la puesta en escena que a veces imaginamos no significa que no sea un fenómeno muy extraordinario. Y cada vez más: durante milenios, la humanidad no ha tenido la capacidad técnica para alimentar a todos sus individuos – de ahí las grandes hambrunas clásicas – pero ahora sí, y por eso lo que no hace es aún más culpable, más brutal.

– ¿Cuáles son los tipos de hambre más comunes en América Latina a lo largo de la investigación que desarrolla en el libro?

– Afortunadamente, hay pocas personas que “mueran de hambre”. La gran mayoría de las víctimas de la desnutrición son personas que, siendo pequeñas y desnutridas, sin fuerzas ni defensa, mueren de enfermedades que no harían nada por ti y por mí. Así mata el hambre y también por qué es más fácil no ver. Y el problema de las políticas públicas es que, en su mayor parte, consisten en ayudas, asistencia más o menos clientelista que no resuelve las causas del hambre -sólo reduce sus efectos inmediatos- y, con ello, suele llegar a millones. de las personas, dependen de las organizaciones que les dan limosna: los Estados, sus gobiernos.

“Las religiones juegan un papel decisivo en la aceptación del hambre”

Martín Caparrós

escritor

– ¿Cómo siente la cuestionada supremacía del hombre en la pirámide alimenticia?

– No estoy en contra de esta supremacía. El Homo sapiens ha tomado el control del planeta y lo usa para vivir. Como especie, somos un verdadero éxito: hace 200 años éramos mil millones de ejemplares; ahora somos casi ocho mil y vivimos más del doble de lo que vivíamos entonces. Para eso, tuvimos que usar muchos recursos y no creo que sea malo; lo que está mal, y no tiene sentido, es usarlos tan mal que hemos terminado con ellos. O utilícelos de manera tan injusta que una pequeña minoría se lleve la mayoría y muchos se queden sin nada.

– ¿Debe participar el Estado para corregir la desigualdad que genera el hambre?

-Claro. La desigualdad que subyace al hambre solo puede resolverse por medios políticos, cambiando las estructuras sociales y económicas, y una de las formas de lograr el cambio político es a través del estado. No es el único, por supuesto, pero es uno de los básicos.

"Es muy difícil encontrar ateos hambrientos"Caparrós ataca la religión.  Foto Lucia Merle

“Es muy difícil encontrar ateos hambrientos”, ataca Caparrós a la religión. Foto Lucia Merle

– Las religiones en general hacen del hambre y el ayuno un estado de santidad, en lugar de condenar el hambre. ¿Las instituciones religiosas también funcionan de alguna manera para perpetuar el hambre?

– No, el ayuno religioso no es un fenómeno cuantitativamente significativo. Pero las religiones juegan un papel decisivo en la aceptación del hambre. Una de las cosas que más me llamó la atención mientras viajaba por el mundo escuchando a personas que no comían lo suficiente es que muchos justificaron lo que les pasó porque algún dios lo quiso. Como dije entonces: es muy difícil encontrar ateos hambrientos. Las religiones no siempre proponen el ayuno, pero justifican el hambre mejor que cualquier otro discurso conocido. Bienaventurados los pobres.

–En el libro hablas de la capacidad disciplinaria del hambre. ¿Abordó este trabajo con la expectativa de desencadenar alguna forma de conciencia que empuje a revertir parte de esa lógica?

-Cuento, como casi todo lo que hago, con la quizás tonta esperanza de que a alguien le importe y piense qué puede hacer al respecto, cómo puede cambiarlo. La forma en que el hambre, la amenaza del hambre, nos obliga a hacer las cosas en condiciones que nadie aceptaría si no fuera por ella, ha sido un clásico del capitalismo desde sus inicios. Y, para nuestra vergüenza, todavía funciona.

– Paralelo a El hambre también exploró la relación con la comida desde una perspectiva competitiva en su libro Entre los dientes, donde el tema aparece ligado a la opulencia. ¿Se pueden leer estas dos visiones sobre un mismo tema como parte de una misma investigación que tiene como objetivo poner aspectos antagónicos en el diálogo sobre el mismo fenómeno?

–Los dos libros son más o menos contemporáneos, y yo también publiqué una novela en ese momento, Comió, que obviamente es lo mismo. Comer o no comer es uno de los gestos más habituales, habituales y decisivos de nuestra vida, y creo que merece la pena pensarlo desde todos los puntos de vista posibles. Pero, por supuesto, nada es tan urgente como su imposibilidad.

Telam

Praça

Noticia de Argentina