Un empleado borracho perdió los datos personales de toda una ciudad en Japón

Un trabajador, sea del sector que sea, Bajo ninguna circunstancia debe consumir alcohol durante su jornada laboral. Aunque una cerveza durante el almuerzo pueda parecer inofensiva, lo cierto es que muchas veces puede disminuir la productividad, e incluso conducir a incapacidad laboral o negligencia.

El último caso confirmado de embriaguez ocupacional fue el de un empleado de una empresa de tecnología que estuvo involucrado en una de las mayores pérdidas de datos personales que se recuerdan. Específicamente, uno información sensible de 460.000 personas perteneciente a la población de la ciudad de Amagasaki, en Japón.

La ciudad de Amagasaki se encuentra en el extremo este de la prefectura de Hyōgo y es una ciudad vecina de Osaka.

Aparentemente, el gobierno municipal de esa ciudad tuvo que hacer pagos de apoyo a los hogares que estaban exentos del impuesto de residencia. Para ello, contrató a una empresa tecnológica de la cercana ciudad de Suita para que le ayudara a gestionar las ayudas.

Uno de los trabajadores de la empresa contratada fue el encargado de realizar una copia en una USB del registro completo de todos los ciudadanos, que incluye sus fechas de nacimiento, direcciones e información sobre impuestos y ayudas. Sin embargo, en lugar de hacerlo en el registro, el empleado tomó el USB en su maletín para hacer la copia a una computadora de su empresa, algo para lo que no tenía permiso.

Desafortunadamente, la memoria nunca llegó a la computadora. El empleado se emborrachó y se durmió en la calle antes de hacer la copia y el maletín que llevaba consigo desaparecióperder los datos personales de las 460.000 personas pertenecientes a la población japonesa de Amagasaki.

Aun así, el alcalde de la localidad ha querido enviar un mensaje de tranquilidad a la población, asegurando que los datos son protegido por una contraseña de 13 caracteres y que por el momento no se han detectado fugas.

Después de unos días de muchos nervios y ajetreo, el empleado reconstruyó todo lo que había hecho durante su borrachera y finalmente consiguió recuperar el maletín que se perdió muy cerca de donde se había quedado dormido y con todo su contenido intacto, incluido el USB del interior.

A pesar del gran escándalo que se produjo en Japón por la pérdida de tanta información por la embriaguez de un empleado, la empresa de tecnología contratada no brindó más información sobre el estado del empleado, ni si hubo algún tipo de sanción al respecto.

Amagasaki, la ciudad del mayor accidente ferroviario de Japón

La ciudad de Amagasaki fue noticia hace 17 años por un accidente ferroviario

La ciudad de Amagasaki fue noticia hace 17 años por un accidente ferroviario

La ciudad de Amagasaki es tristemente recordada por un gravísimo accidente ferroviario. En 2005, al menos 107 personas murieron y más de 500 resultaron gravemente heridas cuando un tren de alta velocidad descarriló y chocó contra un edificio de apartamentos, en el peor accidente ferroviario del país en cuarenta años.

En ese momento, las autoridades sospecharon que el conductor del tren de 23 años había acelerado y no había doblado una curva a tiempo, lo que provocó el descarrilamiento de siete vagones en esa ciudad de clase trabajadora en el oeste de Japón. , cerca de Osaka y Kobe.

Tsunemi Murakami, director de seguridad de la compañía ferroviaria West Japan Railway (JR West), calculó que el tren debería haber ido al menos a 130 kilómetros por hora para descarrilar en esa curva donde no debería pasar de 70.

Según los testimonios de algunos pasajeros, el tren se retrasó 1 minuto y medio con respecto a la hora prevista porque había pasado una estación y había tenido que retroceder para dejar bajar a los pasajeros.

Los restos de un vagón de tren estaban esparcidos por todo el edificio y los equipos de rescate buscaban sobrevivientes entre las piezas de metal. Otro auto quedó volcado en el piso, al lado del edificio.

La compañía ferroviaria dijo en un principio que la causa del accidente había sido la colisión del tren con un coche en un paso a nivel, pero tras una investigación inicial descubrió que el tren descarriló cien metros antes de ese sitio.

El conductor del tren, Ryujiro Takami, fallecido a consecuencia del accidente, tenía 11 meses de experiencia laboral y en junio de ese año también había pasado un tiempo en una estación.

Con información de La Vanguardia.