Un huracán o la subida del mar podrían «tragarse» a Miami

Más de 3,5 millones de personas corren el riesgo de perder sus hogares en Florida por los huracanes y la subida del nivel del mar, un problema del presente, no del futuro, que ya afecta a sectores como el inmobiliario y el asegurador.

En el mapa de Thais López Vogel, cofundadora de la Fundación VoLo, una organización filantrópica de Florida que apoya investigaciones y proyectos sobre el cambio climático, Florida está pintada de «color rojo».

Ocho de las diez ciudades americanas que, según las proyecciones de VoLo, se verá más afectado por el calentamiento global en los próximos años son los floridanos: miamiSan Petersburgo, Tampa, Bradenton, Jacksonville, Nápoles, Fort Myers y los Cayos.

Son localidades costeras que enfrentan el grave riesgo de que un maremoto, un huracán o una combinación de ambos «tragarlos».

Una pareja desafía las ráfagas de viento en Miami Beach. Foto: AP

Siempre hablamos en el futuro, del año 2100, pero creo que tenemos que hablar del momento presentedonde viven más de tres millones y medio de personas perder sus hogares en Florida“Debido a las grandes inundaciones provocadas por el aumento del nivel del mar, alerta.

«Hay un libro que pone como ejemplo uno de los edificios más altos de Miami, donde, en 2050, el agua llegará hasta el décimo pisoes un ejemplo muy visual», dice.

Inundaciones sin lluvia, calor extremo y huracanes más potentes

En la actualidad, ya existen las «inundaciones en días soleados», que es cuando el mar entra en las alcantarillas cuando ni siquiera llueve, dice esta abogada que fundó VoLo en 2014 junto a su marido, el científico David S. Vogel.

Huracán Sally sobre el Golfo de México, en 2020. Foto: AFP

Huracán Sally sobre el Golfo de México, en 2020. Foto: AFP

Para 2050, señala, “se estima que más de un millón de personas más, es decir, casi cinco millones, estarán afectadas” en Florida.

El calentamiento global, además de elevar el nivel del mar, tiene un impacto en los huracanessubraya

“Los huracanes se van a dar con normalidad, el problema ahora es que a medida que tenemos más emisiones de gases a la atmósfera, no solo los huracanes se vuelven más potentes, sino que el vapor se acumula en las nubes y eso provoca más inundaciones”, explica López. .

En lo que va de 2022, se han producido tres tormentas con nombre en la cuenca del Atlántico pero aún no hay huracanes, pero aun así se mantiene la amenaza de una temporada intensasegún la Administración Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA).

Un estacionamiento completamente inundado en Pensacola, Florida.  Foto: Chandan Khanna/AFP

Un estacionamiento completamente inundado en Pensacola, Florida. Foto: Chandan Khanna/AFP

El pronóstico actualizado de NOAA es 14 a 20 tormentas con nombre, de cual de 6 a 10 pueden llegar a los huracanes y de estos entre 3 y 5 pasarían a ser «mayores», es decir categoría 3 o más en la escala de Saffir-Simpson.

La buena noticia es que la NOAA ha reducido al 60 % la probabilidad de que la temporada de huracanes de 2022 sea más activa de lo normal. El pasado mes de mayo, había estimado que sería del 65%.

Todo el mundo sabe

los el calor es otro problema para florida Según López Vogel, este estado tiene un promedio de 25 días de calor peligroso cada año, pero a partir del 2050, serán 130«más que en cualquier otro estado» del país, señala.

No solo el sector inmobiliario se ve terriblemente impactado por estas previsiones: «Las aseguradoras se van de Florida producto de ello, los que quedan asegurados por más dinero y con menos margen de reclamación».

Una bandera estadounidense hecha jirones después de un huracán.  Foto: Chandan Khanna/AFP

Una bandera estadounidense hecha jirones después de un huracán. Foto: Chandan Khanna/AFP

«Ellos saben, tútodo el mundo lo sabelos políticos lo saben, la gente que invierte lo sabe”, asegura.

López está convencido de que la mejor solución para mitigar el impacto del cambio climático es establecer un impuesto sobre el carbono y «que lo paguen quienes lo producen».

«El día que lo tengan que pagar harán la transición a energía limpia. En Florida, que es ‘el estado del sol’, pronto nos convertiremos en ‘el estado de emergencia'», agrega.

Fort Lauderdale se enfrenta a la supertormenta Dorian en 2019. Foto: Eva Marie Uzcategui / AFP

Fort Lauderdale se enfrenta a la supertormenta Dorian en 2019. Foto: Eva Marie Uzcategui / AFP

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, advirtió recientemente en Miami que «la crisis climática está aquí, ha llegado» y urge tratarla como una emergencia global, para lo que la Casa Blanca destinará este año más de 1.000 millones de dólares a proyectos para combatir la crisis climática.

López indica que también es necesario crear conciencia sobre el cambio climático. «Deber ponerlo todos los días en los periódicos y en internet», dice el fundador de VoLo, con sede en la ciudad costera de Júpiter (sureste de Florida) y cuyos colaboradores son científicos, meteorólogos y comunicadores sociales.

«Concentramos el 70% de nuestro trabajo en el problema climático yo lo hacemos por nuestros 6 hijos; Como madre, lo primero que me interesa en el mundo es el bienestar de mis hijos”, aseguró.

El autor es periodista de EFE

ap