Acuerdo de paz en Afganistán golpea por primera vez las liberaciones de prisioneros



KABUL, Afganistán (AP) – El presidente de Afganistán dijo el domingo que no liberará a miles de prisioneros talibanes antes de las conversaciones para compartir el poder de todos los afganos programadas para la próxima semana, en desacuerdo público con un calendario para una rápida liberación de prisioneros establecida solo un día antes en un acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibanes.

Los comentarios del presidente Ashraf Ghani señalaron el primer obstáculo en la implementación del frágil acuerdo, que tiene como objetivo poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos después de más de 18 años y lograr que las facciones afganas rivales acuerden el futuro de su país.

Aún así, Estados Unidos ha dicho que un retiro planificado de tropas estadounidenses en los próximos 14 meses está relacionado con el desempeño antiterrorista de los talibanes, no con el progreso en las conversaciones intra afganas.

El Enviado de Paz de Washington, Zalmay Khalilzad, quien se desempeñó como el primer embajador de Estados Unidos en Afganistán después de la invasión estadounidense de 2001, pasó los últimos 17 meses manteniendo conversaciones intermitentes con los talibanes para forjar el acuerdo.

El acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes firmado el sábado en el estado de Qatar en el Medio Oriente prevé la liberación de hasta 5,000 prisioneros talibanes por parte del gobierno afgano antes de las conversaciones entre facciones afganas que comenzarán el 10 de marzo en la capital noruega de Oslo. Los talibanes liberarían hasta 1,000 prisioneros.

Ghani dijo en una conferencia de prensa en la capital afgana de Kabul el domingo que esta no era una promesa que Estados Unidos pudiera hacer. Dijo que la liberación de cualquier prisionero fue una decisión que tomó su gobierno y que no estaba listo para liberar a los prisioneros antes del inicio de las negociaciones.

«Estados Unidos solicitó la liberación de los prisioneros y puede ser parte de las negociaciones, pero no puede ser una condición previa», dijo Ghani.

El acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes es visto como una oportunidad histórica para sacar a Estados Unidos de Afganistán, una nación convulsionada por el conflicto desde la invasión soviética en diciembre de 1979. Sin embargo, también podría deshacerse rápidamente, particularmente si los talibanes no cumplen la promesa de que no se lanzarán ataques terroristas desde suelo afgano.

Las conversaciones intra afganas entre las facciones políticas que disputan y los talibanes rivales en Afganistán son aún más complejas, incluso si un posible fracaso no frenara la retirada de las fuerzas estadounidenses.

En una entrevista con The Associated Press, el ministro de Relaciones Exteriores de Qatar, Mohammad bin Abdulrahman Al Thani, dijo que consideraba un intercambio de prisioneros una importante medida de fomento de la confianza.

«Todo está interconectado», dijo el domingo sobre el plazo de 14 meses del acuerdo.

«El intercambio de prisioneros será una de las primeras medidas de fomento de la confianza, por lo que seguirá siendo un paso muy crítico que debemos impulsar», agregó.

Funcionarios estadounidenses, que viajaban con el Secretario de Estado Pompeo a su regreso a Estados Unidos, señalaron que el acuerdo estipula que «hasta» 5,000 prisioneros serían liberados, sin referirse específicamente a las declaraciones de Ghani.

El presidente Donald Trump dijo a los periodistas el sábado en la Casa Blanca que «se reunirá personalmente con los líderes talibanes en un futuro no muy lejano» y describió al grupo como «cansado de la guerra».

No dijo dónde ni por qué planea reunirse con los líderes talibanes. Dijo que cree que se toman en serio el acuerdo que firmaron, pero advirtió que si falla, Estados Unidos podría reiniciar el combate.

«Creemos que tendremos éxito al final», dijo, refiriéndose a las conversaciones de paz con todos los afganos y una salida final de Estados Unidos.

Pero también advirtió: «Si suceden cosas malas, volveremos» con poder de fuego militar.

Sin embargo, muchos afganos han acogido con satisfacción la posibilidad de la paz.

Los afganos en el este de Nangarhar publicaron fotos de docenas de hombres bailando en la calle para celebrar la firma. En la provincia oriental de Khost, una fortaleza talibán, el cielo nocturno estaba iluminado con balas trazadoras rojas disparadas por los residentes que celebraban. Los futbolistas en el sur de la provincia de Helmand, también un bastión talibán que ha sido testigo de una fuerte violencia, comenzaron un torneo de fútbol de tres días para celebrar la firma.

Los escritores de Associated Press Matthew Lee en Doha, Qatar y Tameem Akhgar en Kabul, Afganistán, contribuyeron a este informe.