Coronavirus en España: murió el escritor chileno Luis Sepúlveda


El popular escritor chileno Luis Sepúlveda, forzado al exilio bajo la dictadura de Augusto Pinochet, murió en España a los 70 años, después de pasar un mes y medio internado en un hospital por el coronavirus, informó el jueves su editorial, Tusquets.

«El escritor Luis Sepúlveda fallece en Oviedo (norte de España). El equipo de Tusquets Editores lamenta profundamente su pérdida», señaló el grupo editorial español en un comunicado.

El escritor fue el primer caso de coronavirus registrado en Asturias, donde vivía. Fue diagnosticado positivo a su vuelta de un festival literario en Portugal, aunque según las autoridades lusas, ya mostró síntomas durante su estadía.

Los últimos reportes en la prensa, local alrededor del 10 de marzo, hablaban de que el escritor se hallaba en estado crítico y, desde entonces, no se supo más sobre su salud por deseo expreso de la familia.

La familia difundió un comunicado, firmado por su esposa Carmen Yáñez y su hijo mayor, Carlos, en el que agradece «de todo corazón» al equipo médico-sanitario del HUCA «su gran profesionalidad y entrega», así como «las muestras de cariño recibidas durante estos días».

«El personal sanitario lo ha dado todo por salvar su vida, pero no ha superado la enfermedad. Mi más sentido pésame para su mujer y familia», señaló por su parte en un tuit el presidente regional de Asturias, Adrián Barbón.

Sepúlveda nació en octubre de 1949 en Ovalla, una ciudad al norte de Santiago, y militó desde temprana edad en las juventudes comunistas y después en grupos socialistas, lo que supuso su detención en 1973 bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

Fue víctima de torturas y estuvo encarcelado durante dos años y luego en arresto domiciliario tras una intervención de Amnistía Internacional. En 1977 consiguió salir de Chile, donde no volvería a instalarse jamás.

Participó de la Revolución Sandinista que puso fin a la dictadura de los Somoza en Nicaragua. Más tarde, viajó a Alemania, trabajó como periodista y fue coordinador en Greenpeace.

Sepúlveda alcanzó el éxito como autor de una veintena de novelas, crónicas y cuentos entre los que destaca «Un viejo que leía novelas de amor».

Sepúlveda durante un festival literario en Francia en  2010- (Foto: AFP/ETIENNE DE MALGLAIVE).
Sepúlveda durante un festival literario en Francia en 2010- (Foto: AFP/ETIENNE DE MALGLAIVE).

En 2000 realizó una pequeña incursión en el cine al intervenir como actor de la película italiana «Desnudo para siempre» y un año después debutó como director con la película «Nowhere», una coproducción española, italiana y argentina, de la que también escribió el guión y en la que narra con ironía la tragedia de los presos políticos en las dictaduras latinoamericanas.

Con sus libros, Sepúlveda no aspiraba a «cambiar el mundo», sino a entretener a sus lectores. «A la literatura hay que despojarla de mitos, porque se habla de muchas gilipolleces como el papel del escritor, y el único papel que tiene es el de contar buenas historias. Solo los ciudadanos cambian el mundo», declaró en una entrevista a la agencia Europa Press.