Detectaron la mayor explosión de la historia del universo


Un equipo de astrónomos de los Estados Unidos y Australia anunció el descubrimiento de la mayor explosión detectada en el universo desde su origen, el Big Bang, sucedido hace 13.700 millones de años.

El evento cósmico fue en el cúmulo de galaxias de Ofiuco, a 390 millones de años luz de la Tierra. Según los responsable del trabajo, publicado en Astrophysical Journal, el estallido fue cientos de veces más intenso que la mayoría de los que se conocen que ocurrieron en otros lugares similares del universo.

La explosión procede del núcleo activo, es decir, de un agujero negro supermasivo en el centro del cúmulo. Estas son las mayores estructuras conocidas del universo y están formadas por miles de galaxias, materia oscura y gas a altas temperaturas.

Fue tan violenta la explosión que formó una enorme cavidad en la nube de gas a altísimas temperaturas que orbita en los límites del agujero negro. Este «hueco espacial» ya había sido detectado con un telescopio de rayos X pero, según los responsables del estudio, se interpretó que no podía deberse a una explosión, porque era demasiado grande. Simona Giantucci, del Laboratorio de Investigación Naval de los Estados Unidos y coautora del estudio, explica que en esa cavidad podrían caber 15 galaxias como la Vía Láctea.

Los responsables del trabajo volvieron a analizar esa región, esta vez usando telescopios de radio. Según su trabajo, los nuevos datos encajan perfectamente con la explicación que proponen los investigadores. En el estudio se usó el telescopio espacial de rayos X Chandra, de la NASA, el XMM Newton de la Agencia Espacial Europea y dos radiotelescopios ubicados en Australia e India.

“Esta explosión en realidad fue un período continuado de mucha actividad en una galaxia activa producida por la acumulación de materia en torno al agujero negro central”, explica José Luis Gómez, investigador del Instituto de Física de Andalucía. “Una explosión como esta puede durar cientos de millones de años. Esto no es inusual en modo alguno, aunque sí no es habitual que se genere tanta energía”, destaca.

Según el investigador, el estallido fue 50.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 (50 mil sextillones) veces más potente que la primera bomba nuclear, Trinity, detonada en julio de 1945. Uno de los radiotelescopios empleados es el MWA, al oeste de Australia, un conjunto de más de 2000 antenas de radio que pronto serán duplicadas hasta las más de 4000, con lo que tendrá 10 veces más sensibilidad para captar eventos similares incluso más lejanos que el detectado ahora.