¿La Argentina de Messi o el Brasil de Neymar? La brecha que divide a los hinchas de fútbol en la India

Como un ave fénix, una figura de Lionel Messi de 30 pies de altura recortada en una placa de espuma de PVC se eleva sobre un río que atraviesa las exuberantes colinas verdes del estado de Kerala, en el sur de la India, un símbolo imponente de un locura copa del mundo que no conoce fronteras.

El autor del homenaje, Nousheer Nellikode, de 35 años, es hincha incondicional de la selección argentina, de la que Messi es capitán. Uno de sus hermanos siente lo mismo por Brasil, otro de los principales aspirantes a ganar la Copa. Ambos equipos se enfrentan ahora en Qatar, en la ronda de cuartos de final.

Las lealtades familiares divididas reflejan una fisura feroz en esta parte de la India amante del fútbol conocido como Malabar, cuya gente adoptó el deporte de los británicos hace más de un siglo, en parte como una forma de vengarse de sus colonizadores en un juego sin consecuencias.

India, un país apasionado por el cricket, tiene una larga historia de mala habilidad futbolística, ya que nunca se clasificó para la Copa del Mundo.

Es por eso que los habitantes de Kerala han encontrado en el exterior una salida a su intensa devoción por el deporte, primero en Brasil con el ascenso de Pelé en los años 50 y luego en Argentina con la llegada de Diego Armando Maradona en los 80.




Los fanáticos del fútbol indio ven el partido entre Argentina y Australia afuera de una parada de autobús en el estado indio de Kerala. Foto: Priyadarshini Ravichandran/The New York Times

Banderas, pintadas y juegos de azar

Ahora, con el mayor evento de fútbol en pleno apogeo, las banderas de argentina y brasil ondean en el airecolgado en comercios y rotondas en calles estrechas de ciudades y pueblos costeros.

Las cabinas de selfies instaladas por los fanáticos de Brasil cuentan con figuras recortadas de Neymar, la máxima estrella del equipo. Las tiendas deportivas venden la camiseta celeste y blanca con el número 10 de Messi, disponible en todas las tallas.

Graffitis en homenaje a ambos equipos adornan las paredes de las casas rodeadas de cocoteros. Los lugareños se enzarzan en acaloradas discusiones sobre los partidos y apuestan por su equipo favorito en las casas de té. En un pueblo, una réplica ampliada de un balón de fútbol flota en un lago sereno.

En el caso de Nellikode, su muestra de lealtad le obligó a guardar un secreto durante seis meses, incluso a su mujer, dado el lugar especialmente relevante que tenía pensado para ella.

Durante las Copas del Mundo, se pueden encontrar grandes figuras recortadas de jugadores estrella a lo largo de las carreteras y en otros lugares de Kerala. «¿Pero dentro del río, junto a la cancha de fútbol de mi infancia? Eso es especial para este pueblo», dijo Nellikode.

Nellikode, presidente de un club de fútbol local, y su equipo lograron recaudar casi $250 para pagar la figura de Messi, colocar banderas y ayudar a instalar una pantalla de video en el campo de casa para mostrar los partidos de la Copa del Mundo.

Una bandera de Brasil en el estado indio de Kerala.  Foto: Priyadarshini Ravichandran/The New York Times


Una bandera de Brasil en el estado indio de Kerala. Foto: Priyadarshini Ravichandran/The New York Times

Un grupo de Whatsapp dedicado a los hinchas argentinos, con más de cien integrantes, no solo los ayudó a mantenerse conectados, sino que también los movilizó para recaudación de fondos.

Incluso aquellos que habían emigrado a Medio Oriente por trabajo (hay una gran diáspora de Kerala en el Golfo) enviaron dinero a través de transferencias en línea.

Una mañana, a pocos días de que comenzara el Mundial, Nellikode se escabulló con su equipo para instalar la figura de Messi. Luego desafió a los fanáticos brasileños a igualar su muestra de apoyo.

«¿Ustedes, fanáticos de Brasil, no tienen agallas?» les dijo a los que se habían reunido para verlo a él y a sus amigos erigir la estatua en un pequeño terreno en el río.

Entre los asistentes estaban sus hermanos Noufal, hincha de Brasil, y Naveed, hincha de Portugal (también hay algunos en Kerala).

Había suficientes fanáticos de Brasil para financiar una figura propia, un retrato de Neymar de 40 pies de altura que se colocó en la orilla del río. Pero como solo había dos aficionados de Portugal en la ciudad, Naveed tuvo que hacer un llamamiento a través de los medios locales.

En cuestión de días, los aficionados portugueses de todo Kerala enviaron casi 300 dólares. «Poco después, logramos montar una figura más alta de Ronaldo cercana a la de Messi», dijo Naveed, refiriéndose a la estrella de Portugal, Cristiano Ronaldo.

Patrimonio cultural

Salpicado de campos, clubes y academias, Kerala considera el fútbol un patrimonio cultural inmaterial. Durante la época colonial, el principal puesto comercial de Malabar, entonces llamado Calicut y ahora Kozhikode, recibió una afluencia constante de empresarios europeos que practicaban este deporte con oficiales británicos. Cuando se quedaban sin compañeros, llamaban a los locales.

Desde entonces, Kerala ha adaptado el juego a sus necesidades. Para suplir la escasez de terreno, los keralitas idearon el fútbol 7, con equipos y canchas más pequeñas.

El equipo local de fútbol femenino juega con réplicas de camisetas de Lionel Messi en el estado indio de Kerala.  Foto: Priyadarshini Ravichandran/The New York Times


El equipo local de fútbol femenino juega con réplicas de camisetas de Lionel Messi en el estado indio de Kerala. Foto: Priyadarshini Ravichandran/The New York Times

Los lugareños dicen que la locura por la Copa del Mundo este año ha alcanzado un nuevo nivel, con pantallas gigantes instaladas cada pocos kilómetros para que la gente pueda ver los juegos.

En algunos lugares, los VIP de la zona obtienen pases para sentarse en las primeras filas. El gobierno del estado, aprovechando la fiebre por el Mundial de Qatar, lanzó una campaña antidrogas temática de fútbol.

peleas

Por momentos, el fervor se desborda. Los fanáticos de Argentina y Brasil se pelearon a puñetazos en un evento relacionado con la Copa. Un grupo musulmán expresó su preocupación por el culto a las celebridades del fútbol («Es solo para entretener», respondió un líder musulmán en Facebook).

Pero la Copa del Mundo también ha unido a la gente. Diecisiete amigos, incluidos un conductor, un electricista, un soldador y un portero, compraron una casa de dos habitaciones con un espacio abierto en un pueblo cerca de Kochi, otro distrito costero, para que los lugareños pudieran ver los partidos. Instalaron un televisor y decoraron la casa con banderas de varios equipos y retratos de Messi y Ronaldo.

También se están llevando a cabo mítines mucho más grandes. La semana pasada, en la noche del partido entre Argentina y Polonia, miles de hombres, mujeres y niños, algunos con el rostro pintado con los colores azul y blanco de Argentina, abarrotaron un estadio al aire libre en una localidad llamada Feroke, donde se el legislador había organizado una proyección.

Mientras Argentina perdía 2-0, algunos de los aficionados brasileños presentes se escabulleron. Un hincha argentino lanzó petardos para celebrar y otra persona echó humo azul. El aire fresco de la noche traía el olor de hojas frescas de curry.

«Queremos que Argentina y Brasil jueguen entre sí. Esa es la rivalidad por excelencia aquí», dijo Mohammad Shakir, de 28 años, hincha de Brasil. «Si no, no hay diversión».

Para Rahman Poovanjery, quien recientemente escribió un libro sobre la historia del fútbol que incluye un capítulo sobre el deporte en la zona rural de Kerala y recuerda jugar con una pelota de trapo cuando era niño, la fiebre de la Copa del Mundo lo ha puesto en un estado de ánimo filosófico. .

Recientemente alquiló un estudio y contrató a un vocalista para cantar un poema que había escrito. Él lo llama «Canción de Brasil».

«Cada favela, calle, callejón y valle se ha convertido en una cancha de fútbol», dice la letra.

«Estas ciudades y pueblos dedican sus corazones y mentes al fútbol, ​​el juego que tiene la belleza de la danza. Hay verdad y belleza en él, dicen las personas que han superado la pobreza y las penas de la vida a través del fútbol». continúa la canción

“La religión, la cultura, el nacionalismo, no son más que el canto de la noche que gira en torno al fútbol”, concluye.

Fuente: Los New York Times

Traducción: Elisa Carnelli

antes de Cristo

mira también